2 de junio de 2013

Biennale 2013 - Spain


"Me gustaría trabajar con la construcción del pabellón y hacer un trabajo con fuerza, pero todavía estoy trabajando en la idea y no puedo contar mucho. Estuve en Venecia hace poco recorriendo los descampados y hablando con arquitectos. Lo que hay sobre todo en la zona industrial del puerto tiene todo lo que no es Venecia de sucio y contaminado. Luego hay islas muy extrañas. Por ejemplo, hay una llena de restos de cristal de Murano, de las fábricas. Más que descampados, en Venecia hay que pensar en islas. Está la isla de cristal, la isla de basura, la de fangos, donde echan los residuos de los barcos y el puerto. Me gustaría trabajar con el pabellón y con algo de la ciudad, pero todavía estoy en ello."

"Para mí, la obra no es algo que yo produzco en mi estudio y que de ahí viaja al centro de arte. Yo siempre produzco en el sitio con la gente del lugar. No tengo un equipo fijo. La investigación fundamental la hago con gente de cada ciudad. Hay que conseguir los datos como sea, por la vía oficial o la menos oficial. Mi técnica principal es insistir e insistir."
 "Mi técnica de trabajo es muy calculadora, me paso casi todo el tiempo consiguiendo permisos. Pero, por otra parte, todo esto lo hago para conservar espacios, y eso es algo pasional. Me han llegado a acusar de romanticismo total. De una defensa de la inutilidad. Hay una especie de negativa radical, no sé si llamarlo nihilismo. A la vez, algo emotivo en la selección de mis lugares. Siempre busco zonas que, en realidad, me gustan muchísimo. ¿Se puede usar la palabra gustar? Para mí es una maravilla natural. Mi punto de vista no es la crítica pura y dura, es casi lo contrario."
fuente : Fietta Jarque/ Cultura El País

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada