27 de marzo de 2013

Armando Andrade Tudela en Elba Benitez, Madrid




En la metodología que articula Sombras del progreso, la exposición de obra reciente de Armando Andrade Tudela en la galería Elba Benítez -primera muestra también del artista peruano en una galería española-, el pedestal juega un papel fundamental.
No obstante, como sucede en todo el trabajo de Andrade Tudela, el pedestal no debe ser entendido, en un sentido literal, como peana o columna sobre la cual descansa un objeto, sino como una estructura de apoyo que muestra, aisla e inevitablemente otorga un significado a un objeto dado. En este sentido, un monitor de vídeo es un pedestal; al igual que lo es el reducto o espacio creado por una obra de arquitectura, un contexto cultural, un concepto cultural o una ideología. Es un pedestal la historia; del mismo modo como puede serlo una mano, o, incluso, un nombre.
La pieza central de Sombras de progreso, la instalación UNSCH/Pikimachay (2012), combina una instalación de material impreso y una película de 16 mm proyectada en forma de loop. La película yuxtapone imágenes de la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga (UNSCH) -un campus modernista, construido en los años cincuenta, donde más tarde nacería el despiadado movimiento insurgente maoista Sendero Luminoso, que aterrorizó Perú en las décadas de los ochenta y noventa- con secuencias de las cuevas de Pikimachay, un conjunto arqueológico prehistórico de los Andes peruanos que, según se cree, actuó como albergue de las primeras comunidades humanas de la región. La película, que utiliza una gramática brusca, hecha de cortes y yuxtaposiciones, huye intencionadamente de una estructura narrativa o de un argumento documental; algo que queda reflejado en las entrevistas, en las cuales el sonido ha sido borrado para enfatizar no lo que se dice sino cómo se dice. El resultado es una poderosa deconstrucción fílmica, que al desmontar el marco estructural histórico y cultural, libera al significado de una representación férrea. Como Andrade Tudela ha expresado (citando el análisis de Foucault sobre Roussel), en su aproximación al arte, “la discrepancia entre lenguaje y objeto es, ante todo, emancipadora”.
Sombras del progreso presenta asímismo dos cortometrajes mudos, proyectados en forma de loop: Mano que sostiene (2009/2011) y Sin título (Ceramio deforme) de 2012.
Utilizando los medios más sencillos, el primer cortometraje se limita a reflejar una mano que sostiene y palpa una serie de pequeños fragmentos de roca. Mano que sostiene logra una delicada polivalencia: ¿son estas rocas, fragmentos de mena, gemas potenciales, amuletos cargados de magia o apelan a actos latentes de violencia? Por otro lado, en Sin título (Ceramio deforme), la imagen de un jarrón precolombino, que gira lentamente sobre su base, aparece siempre tan recortada por el marco de la cámara, que éste nunca puede ser visto en su totalidad, como si citara directamente la descripción que Foucault hace de esa “lenta rotación que impide que el retorno del significado coincida con el retorno del lenguaje”.
Cortesía >http://www.elbabenitez.com
Video > Serie La Capella #1 (Ahír demá)/ MACBA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada